Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2009.

VÍA

20091019094355-via-tren.jpg

Hay tantas cosas que se pierden con el tiempo. Con el pasar de nuestros mayores desaparecen tantas historias y realidades que se desvanecen en el tiempo, y que impiden la percepción de la real historia humanizada.

 

D. Paco me contaba ayer como recordaba aquellos días del año 35 y comienzos del 36 donde allá en su pueblo canario fueron arrancadas las cruces de las escuelas, de las paredes y calles para haciendo un monton con todas ellas pegarles fuego en la plaza mayor. También recordaba D. Paco como las personas (pocas eran 3 ó 4) que acudían a la adoración eucarística diaria a aquella pequeña capillita tinerfeña, eran insultados públicamente por la calle por aquellos grupos que ya eran dueños del terror de nuestros mayores. ¡Claro! D. Paco no entiende como al enfrentamiento del 36 alguien puede llamarle guerra, para él fue ¡Liberación!

 

Quiero reproducir aquí una bella canción que mi abuela Isabel me canto inumerables veces mientrar me dormía entre sus brazos. Yo apenas recordaba alguna estrofa y la música, pero gracias a la memoria de mis mayores he conseguido recuperarla, no se si con pleno acierto, pero recuperada está:

 

Aunque iba con violencia

la maquina se paró

y bajó el maquinista

a ver lo que sucedió.

 

El maquinista que vió

la vía llena de sangre

hecho parte a la estación

para que venga el Alcalde.

 

Ya está aquí el Señor Alcalde,

con toda su comitiva,

guardias y municipales,

para registrar la vía.

 

Le meten en la camilla

y lo llevan al Hospital,

y los médicos le dicen

que no le pueden curar.

 

"Si no me pueden curar

que me peguen cuatro tiros,

que yo no quiero vivir

con los dos brazos partidos."

 

La novia que estaba junta

al oir estas palabras

cayo redondita al suelo

como si fuera difunta.

 

"Levanta paloma mía,

levanta prenda de amor,

que yo he perdido los brazos

pero tu cariño no."

 

Daba lástima de ver

tanta gente en la estación,

todos con pañuelo en mano,

llorando a lágrima viva

por el pobre Manuel

que lo ha matado la vía.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris