Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2009.

CAMINO

20090508110652-locura.jpg

Caminamos por la vida. Quizás no caminamos sino que rodamos, ó resbalamos, ó caemos, ó deambulamos. Quizás andamos perdidos, ensimismados, escondidos y atemorizados. Quizás tan sólo uímos, y no sabemos por que, de que ó de quien, ni a dónde.

 

Caminamos como locos, como idos. Caminamos sin saber donde lleva el camino, sin tan siquiera interesarnos por nuestro destino. Caminamos y miramos al suelo, miramos hacia atrás, o miramos al cielo. Caminamos pero no miramos el horizonte, el destino del camino.

 

Parecemos locos caminantes, idos caminantes, caminantes perdidos, caminantes sin rumbo, caminantes dormidos.

 

¡Caminante que tu camino sea Cristo!

 

¡Caminante que tu andar haga Camino!

VESPA

20090518100017-vespa.jpg

Sólo comparable a la importancia de aquellas cabalgaduras imprescindibles para los Caballeros Andantes de antaño, la Vespa ha sido una montura mítica para aquellos que la conocimos en la segunda mitad del S. XX.

 

Hoy la personalidad y lo entrañable de los vehículos que nos trasportan nos tiene al pairo. Apenas en 10 años, incluso, se nos regala dinero para que abandonemos al compañero de viajes y lo cambiemos por un nuevo corcel tecnológico, desdeñando aquellas vivencias a las que nos llevó y de las que, en la amplia mayoría de los casos nos trajo.

 

Hoy a pesar de los años y del olvido, la Vespa continúa cabalgando y como tal Rocinante continúa colaborando tenazmente en la justicia utópica pero realizable de nuestro mundo.

 

La solidaridad llama! Un rastrillo solidario se organiza, como uno de tantos, como uno entre tantos. Un alma inquieta, joven, dispuesta, contesta: ¡Yo traigo una Vespa! ¿? ¡Si tengo una Vespa 200 y no me sirve! Y nuevamente la Vespa volverá a cabalgar, su valor se transformará en amor y solidaridad que aliviará el sufrimiento de un buen número de personas que viven en situación de extrema necesidad. Ella será restaurada, cuidada y volverá a cabalgar.

Infinito

20090529100149-infinito.jpg

Sin la trascendente eternidad de una vida futura, el ser temporal humano se diluye en el eterno infinito del espacio y el tiempo.

 

Esto es de tal forma, que la vida del hombre reducida a su mera temporalidad terrenal no es más que un intervalo mínimo y acotado superior e inferiormente en el tiempo. Como tal intervalo acotado, incluído en la sucesión infinita de la eterna existencia universal, resulta que realmente la reducción de su existencia se convierte en "0" frente al  ∞ temporal.

 

La vida se convertiría así en intrascendente, el ser humano deberá reconocer que en un tiempo podrá resolverse que realmente ni existe, ni existirá ni existió.

 

Frente a la objetiva realidad, científica y filosófica, se yergue una Cruz, ..., una Esperanza, ..., una Vida.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris