Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2008.

VIDA

20081217100506-vida.jpg

Nos acercamos nuevamente a la celebración más trascendente en la vida del cristiano. La Navidad que se acerca es signo de Vida. Celebramos el nacimiento de Aquél que nos trae la vida, y vida eterna. Celebramos que la Vida se hace vida, y el llanto del nacido se transforma en la esperanza de una humanidad desesperanzada.

No obstante, la sociedad española actual, transformada abominablemente, admite más de 112.000 bebés no nacidos asesinados impunemente en un solo año. Nuestros dirigentes políticos y administrativos lejos de reconocer errores se empecinan en fomentar entre nuestros jóvenes y niños un comportamiento sexual promiscuo y libertino. Cualquier niño de 11 años que se acerca a uno de nuestros centros de enseñanza secundaria se encuentra con el primer mensaje que nuestro decadente sistema de enseñanza le propone: "¡Condoneate!". ¡Claro! y si eso falla, pues que no se preocupen, ampliación de la ley del libre e impune asesinato (ley del aborto).

Nuestro refugio, nuestra esperanza frente a tanta injusticia y malignidad, no puede escontrarse sino en aquel humilde pesebre, al cual nuevamente nos acercamos abatidos. Abatidos por tanta injusticia, por tanto egoísmo y tanta soberbia opresora, abatidos pero no derrotados, como buenos soldados de la luz, perdedores de batallas en una guerra que extraordinariamente fue ganada por el Señor de la Vida.

"Porque tú mis vísceras has formado."

"Mi embrión tus ojos lo veían."

"A cada uno pediré cuentas de la vida de su hermano."

"La herencia del Señor son los hijos, recompensa el fruto de las entrañas."

"La Vida se manifestó, y nosotros la hemos visto."

"La Vida se manifestó, y nosotros la hemos visto."

 

 

IDENTIDAD

20081224134225-identidad.jpg

Cada día más notoriamente se nos arrebata, se nos arranca, no sólo desde lo más profundo de nuestras convicciones, el sentido y la razón de una celebración que fundamenta la alegría y la esperanza en medio del sufrimiento, el trabajo y las dificultades de esta nuestra vida de seres humanos.

Por todos lados nos golpean y bombardean con mensajes, imágenes y esloganes que nada tienen que ver con la realidad a la que pertenecemos y que se nos ha trasmitido de forma personal, familiar y social. La iluminación de nuestras calles, los mensajes consumistas, los adornos, campañas y voluntades, apartan y desplazan al protagonista de esta Fiesta que forma parte de nuestra propia identidad. Y es que Jesús, Jesús de Nazaret, es el que nace esta Noche Buena, el que renovada y actualizadamente nos trasmite una esperanza, un sentido, una victoria del amor, el bien y la fraternidad sobre la malignidad y la inhumanidad.

Poco a poco, a través de diferentes medios, a veces muy sutiles, se va apartando esta realidad de la conciencia social, Jesús ya no es protagonista, la tradición que nuestra familia y nuestros ancestros nos trasmitió y la cual, irrenunciablemente, forma parte de nosotros, es ignorada imperturbablemente en medio de nuestras vidas.

Hoy, en el ambiente mediático y populista de nuestra sociedad, es un ser imaginario, "Papá Noel", el presunto protagonísta de estas fiestas. El tiempo del amor, la solidaridad y la felicidad, no responde más que a un concierto o acuerdo social. Se nos habla de la magia de la Navidad, del tiempo de los compromisos, las compras y demás. Pero cada vez menos se habla de Belén, de lo que históricamente ocurrió hace ya más de dos mil años y que es único fundamento y razón de la celebración.

Los óscuros poderes fácticos pretenden, y desgraciadamente van consiguiendo, corromper la verdadera esperanza que nos trasmitieron nuestros padres, abuelos y ancestros. Poco a poco pretenden desgarrar nuestra identidad humana, familiar y social, de forma que quedemos reducidos al ser intrascendente que el materialismo histórico y el capitalismo liberal pretenden de la persona. Seres sin identidad, encerrados en el egoísmo y la utilidad de las cosas, enterradas sus miserias en cubos de hormigón, abiertos al crimen del aborto, la eutanasia, a toda clase de manipulaciónes y desviaciones inhumanas, acorralado por la cultura de la muerte. Desdichados vencedores de batallas, perdedores de la guerra entre el bien y el mal, entre el hombre y el Maligno, entre Cristo y el mundo.

Cristo es la luz del mundo. El esplendor del árbol del pesebre anticipa el noble resplandor que el árbol de la cruz proyecta victorioso sobre toda la faz de la Tierra. Jesús, ayer, hoy y siempre, nace renovadamente en medio de la humanidad confundida. Desde Belén, de la mano de José y María, el hombre se encuentra con Aquél en el que recobra su identidad y su vocación: Jesús de Nazaret, Dios vivo hecho hombre, Amor que nos visita.  

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris