Facebook Twitter Google +1     Admin

EXAMEN

20130920225435-examen.jpg

Que necesarios son esos altos en el camino. Parar y refugiarnos lejos de las miradas del mundo y lejos de las miradas al mundo, para mirar sólo nuestro reflejo en El. Tal como el Apóstol de las Gentes exhortaba a la comunidad de Corinto:


"Examinaos vosotros mismos si estáis en la fe. Probaos a vosotros mismos. ¿No reconocéis que Jesucristo está con vosotros? ¡A no ser que os encontréis reprobados!

 

Acercarnos a ese oasis en desierto que es el Sagrario; contemplar la maravilla de nuestro Dios hecho hombre, hecho Hostia. Reconocer a Jesús en nuestra vida, en nuestras acciones, en nuestras miradas y pensamientos, deseos, intenciones, proyectos. Reconocer a Jesús en el camino, o sentado a la mesa mientras partía el pan. O es que acaso, ¿No es Jesús el referente y Señor de mi vida?


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris