Alternativa

Publicado: 01/06/2009 09:03 por Alfonso Luis Calvente Ortiz en Actualidad
20090601100322-alternativa.jpg

Acá, en Europa, andamos tras las elecciones al Parlamento Europeo con desidia y desinterés. Se pronostica en España la mayor de las abstenciones, más de un 60% de españoles no tiene intención de molestarse en visitar las urnas.

 

 La resignación en unas ocasiones y la impotencia en otras hacen que nuestra intención, en el mejor de los casos, sea hacer uso del criterio del mal menor o del voto útil. Pero el cristiano no es persona de resignación y desesperanza. Los cristianos se han presentado desde Pentecostés como hombres y mujeres activos, vivos, esperanzados, convencidos de la resurrección de Jesús y de la acción salvífica del Espíritu Santo.

 

El cristinano hoy no puede quedar indiferente ante la más atroz, abominable y deshumanizada realidad de injusticia y opresión. El hambre que azota a cerca de mil millones de personas en el mundo, el abominable aborto que asesina con premeditación y alevosía social a más de cuarenta millones de niños indefensos no nacidos cada año, la explotación infantil, la vulneración de los derechos más fundamentales de más del 60% de la población mundial que viven por debajo del humbral de la pobreza efectiva. El cristiano tiene el deber de actuar frente a tales males. El cristiano, ante tan atroz realidad no puede hacer uso de un mal entendido criterio del mal menor, ya que el criterio del mal menor se reduce a la elección del menor de los males siempre que no exista una alternativa, siempre que la única y exclusiva posibilidad de elección sea siempre un mal.

 

La alternativa del cristiano no es un partido de mayoría neoliberal que opta descaradamente por el mantenimiento del asesinato de no nacidos, disintiendo exclusivamente con formas o plazos. La alternativa del cristiano no es un partido que promueve en sus escuelas una educación sexual promiscua y lasciva. La alternativa del cristiano no puede ser una alternativa que promueve la injusticia social en forma de liberalidad total den las leyes de mercado y predominio social y económico de los grandes poderes económicos. La alternativa del cristiano no puede ser un partido que ha promovido y participado en la guerra injusta. La alternativa del cristiano no podrá ser nunca un movimiento que se funda en tesis neoliberales o neosocialistas, y que sólo miran a los principios del humanismo cristiano en busca de un puñado de votos.

 

La alternativa del cristiano pasa por un posicionamiento activo en pro de la justicia, única promotora de la paz. La alternativa del cristiano sólo pasa por una opción radical y fundamental por la vida.

 

La alternativa del cristiano es una alternativa personal que sólo encuentra su fundamento primero y último en el Evangelio de la Vida y en la persona de Jesús de Nazaret.

 

¡Claro que hay alternativa! Desde que Cristo dió su vida en la Cruz frente aquellos que burlándose le increpaban despreciando su vida como vida inútil, el cristiano tiene alternativa. El voto del cristiano, que para algunos se torna en voto inútil, debe ser para cada cristiano elector la expresión profunda de su propia conciencia y de la esperanza cierta en la presencia y acción de Jesucristo resucitado y presente hoy entre nosotros.

 

¡Claro que hay alternativa! Existen de hecho movimientos que apuestan radical y frontalmente por acciones directas y políticas contra la pobreza y la injusticia.

 

Movimientos como SAIN, ofrecen a nivel internacional una verdadera esperanza y una alternativa solidaria a las políticas socialistas y neoliberales que conforman el bipartidismo que encierra a la sociedad en la alternancia del poder de la injusticia frente a la injusticia.

 

Me identifico plenamente con el manifiesto de el movimiento SAIN.

http://www.partidosain.es/_somos_el_partido_sain_articulo44_enesp.htm

 

¡Claro que hay alternativa!

 

¡Cristo dió su vida por ella!

 

¡La alternativa eres Tú!

 

http://www.solidaridad.net/

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.