LIBERACIÓN

Publicado: 04/06/2008 20:07 por Alfonso Luis Calvente Ortiz en sin tema
20080604200713-religiosas.jpg

Antes de encontrarme con la persona de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, escuchaba aquellas descalificaciones de cierto sector que lo tildaban de revolucionario, comunista, etc, y que lo vinculaban a una "teología de la liberación" como teología desencadenante de la extrema violencia revolucionaria de Centro-América.

 

Como ocurre siempre la realidad difiere enormemente de los comentarios y noticias que nos llegan. Siempre deformada, en mayor o menor medida, siempre manipulada y subjetivizada. El caso de Romero no es una excepción.

 

Hoy considero a Monseñor Oscar Romero un Santo especial de mi devoción. Indagué en su vida, especialmente sus últimos años de episcopado, escudriñé entre sus cartas, leí detenidamente sus homilías y mensajes; y nunca encontré una sola referencia que hiciera apología de la violencia o justificara el uso de las armas o el maltrato de las personas. La única violencia que encontre en Romero fue la Violencia del Amor, de un amor vivo y profundo por sus semejantes, un amor patrio y universal por sus amigos y enemigos, un amor que exuda el propio amor de Jesucristo en Cruz.

 

No voy a entrar, por ahora, a analizar aquellas situaciones frente a las que Romero dió su vida como Testimonio del amor de Cristo por los hombres, situaciones frente a las que el propio Concilio Vaticano II afirmará severamente:

" Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene para uso de todos los hombres y pueblos. En consecuencia, los bienes creados deben llegar a todos en forma equitativa bajo la égida de la justicia y con la compañía de la caridad. ... Quien se halla en situación de necesidad extrema tiene derecho a tomar de la riqueza ajena lo necesario para sí."

 

Monseñor Romero, al igual que millones de cristianos que en la esperanza de la liberación trascendente y definitiva, solo alcanzable en Cristo tras el velo de la muerte, no renunció a poner en evidencia al mal y a la injusticia. Denunció, proclamó y regó con su sangre, la situación de extrema injusticia a la que millones de hermanos cristianos se enfrentan contidianamente. Monseñor presentó la esencia misma de la Iglesia en su original entidad, la Iglesia de Cristo que es la Iglesia de los pobres, de los sufrientes y necesitados. Las bienaventuranzas son y han sido siempre el referente inmutable de la identidad cristiana y de la Iglesia, y ese es el inmutable mensaje cristiano que demagogos y vanalizadores mundanos no pueden alterar..

 

Que bien entendió y proclamo Romero esta realidad:

 

- "Esta es la misión de Cristo, llevar la buena noticia a los pobres, a los que sólo reciben malas noticias, a los que no sienten más que el atropello de los poderosos, a los que ven pasar por encima de ellos, las riquezas que hacen felices a otros."

 

- La redención se ha hecho con cruz, el dolor del hombre es cruz y que como cruz trae redención, y debe dar paz, alegría de pascua, esperanza de resurrección. La alegría debe dar ánimo y debe ser impulso de acción en el hombre. El que no quiere salir de su situación de oprimido, de sus situación de marginación creyendo que ésa es la voluntad de Dios, está ofendiendo a Dios. ¡Dios no quiere la injusticia social!

 

- La situación presente exige de obispos, sacerdotes, religiosas y laicos el espíritu de pobreza, que rompiendo las ataduras de la posesión egoísta de los bienes temporales, estimule al cristiano a disponer orgánicamente la economía y el poder al beneficio de la comunidad. La pobreza de la Iglesia y de sus miembros en América Latina debe ser signo y compromiso, signo del valor inestimable del pobre a los ojos de Dios, compromiso de solidaridad con los que sufren.

 

- No hay liberación en la historia si no se incorpora a la gran liberación que Dios proyecta para todos los hombres. Toda liberación que no lleva en sus entrañas el proyecto de Dios, es liberación falsa.

 

- Defender los derechos inalienables de las personas y las comunidades y los pueblos, es un deber de la Iglesia. (Del discurso de fin de año de su S.S. Juan Pablo II).

 

- A quienes han llegado a creer entre nosotros que la violencia armada es necesaria para la trasformación de la realidad sociopolítica según sus ideales, les decimos que depongan esta actitud. No podemos aceptar que el futuro de nuestro pueblo sea el resultado de la imposición de los violentos, solamente porque tienen fuerza para lograrlo.

 

- Este es el pensamiento fundamental de mi predicación: Nada me importa tanto como la vida humana. Es algo tan serio y tan profundo, más que la violación de cualquier otro derecho humano, porque es vida de los hijos de Dios; y porque esa sangre no hace sino negar el amor, despertar nuevos odios, hacer imposible la reconciliación y la paz.

 

- No nos pueden entender los que no entienden la trascendencia. Cuando hablamos de la injusticia aquí abajo y la denunciamos, piensan que ya estamos haciendo política. Es en nombre de ese Reino justo de Dios que denunciamos las injusticias de la tierra.

 

- Una Iglesia que no se une a los pobres para denunciar, desde los pobres, las injusticias que con ellos se cometen, no es verdadera Iglesia de Jesucristo.

 

- Jamás hemos predicado violencia. Solamente la violencia del amor, la que dejó a Cristo clavado en una cruz, la que se hace cada uno para vencer sus egoísmos y para que no haya desigualdades tan crueles entre nosotros. Esa violencia no es la de la espada, la del odio. Es la violencia del amor, la de la fraternidad, la que quiere convertir las armas en hoces para el trabajo.

Comentarios  Ir a formulario

Autor: rm

Los cristianos se enfrentan en America Latina a todo tipo de pobreza, pero tienen a sus pastores caminando junto con ellos compartiendolo todo yo lo he vivido en primera persona y doy fe de ello, cuando tenia reunion en la diocesis mi obispo sabia que teniamos que madrugar para hacer autostop y el nos esperaba el mismo preparaba el desayuno y lo que tenia lo compartia y asi cada dia se ponen en nuestra piel si no te pones en la piel del otro no sabes lo que el otro pasa sino comtemplas la Cruz de Cristo poniendose uno en su lugar no sabes lo que sufrio por ti por el otro, no se puede mirar la cruz como un trozo de madera y una figura de yeso hay que configurarse con El igual que con el pobre, allí hay una pastoral domestica muy comprometida, doy gracias a Dios porque pude vivir esta experiencia saludos y oracion

Fecha: 04/06/2008 21:24.


gravatar.comAutor: Alfonso Luis

¡Que maravilla que así lo hayas vivido y así lo entiendas!

La visión de Romero es siempre muy cristocéntrica, el diría:

"¡Qué honor pensar que todos ustedes, que los tengo delante de mi, son Cristo!"

Fecha: 04/06/2008 23:04.


gravatar.comAutor: Cristobal

Querido hermano, ruego disculpes mi ignorancia, que la es y grande en estos temas. La Iglesia no es de todos? pobres y no pobres, de los que sufren y de los que son felicies en el amor de Dios?. Es verdad que nuestro Señor enseño a los humildes y no a los sabios.Pero su mejor amigo era un hombre rico, Lazaro. Pienso que el principal fin de la Iglesia es la salvación de las almas, teniendo como mandato divino el dar de comer vestir etcc. a los pobres y mas necesitados, lucha en la que estamos inmersos muchos cristianos, que no todos, guerra muy dificil de ganar pues luchamos contra el maligno, origen y causa de tanta pobreza y miseria, de tanta soledad y locura. Es un tema que nos llevaria horas, dias de conversación.

Fecha: 05/06/2008 10:13.


Autor: rm

Cristóbal, el Dios encarnado nos atrae a TODOS hacia sí. Jn 19, 34).
El Papa dice en su encíclica Dios es Amor (preciosa) Quien quiere dar amor, debe a su vez recibirlo como don. Es cierto —como nos dice el Señor— que el hombre puede convertirse en fuente de la que manan ríos de agua viva (cf. Jn 7, 37-38). No obstante, para llegar a ser una fuente así, él mismo ha de beber siempre de nuevo de la primera y originaria fuente que es Jesucristo, de cuyo corazón traspasado brota el amor de Dios.
Cristóbal, es hermoso sentir el Amor de Dios, no hay nada igual ni superior todo queda por debajo es una experiencia única que te dan ganas de gritar y de comunicar como un loco……..

Fecha: 05/06/2008 15:33.


gravatar.comAutor: Cristobal

Lo que quiero decir es que la Iglesia a la que pertenecemos es la Catolica y Catolica quiere decir Universal, de todos. Aunque Jesus nos dijo bienaventurados los pobres por que de ellos es el Reino de los Cielos.

Fecha: 05/06/2008 16:13.


gravatar.comAutor: Alfonso Luis

Hay que ser prudente e intentar comprender todo en su justa medida.

Que la Iglesia como católica sea universal no quiere decir que sea de todos, más bien que está abierta a todos y que ha nadie se le puede restringir su entrada.

Pero ello no nos impide analizar con gravedad la opción preferencial por los pobre y la propia naturaleza de la Iglesia.

Intentaré escribir algunas referencias sobre la pobreza evangélica en un artículo específico.

Cabe aquí simplemente recordar que la señal mesianica de Jesús es que a venido a predicar el Evamgelio a los pobres; que los indiferentes ante el sufrimiento, necesidad y pobreza de sus semejantes serán repudiados como malditos por el propio Jesucristo; que Jesús nos presenta como una gracia especialísima de Dios Todopoderoso que un rico pueda realmente entrar en el Reino de los Cielos.

Fecha: 05/06/2008 18:41.


Autor: Dolores:

Queridos hermanos:
Considero que el problema de los males que aquejan a la humanidad no proviene de que por ser pobre o rico se pueda alcanzar la Gloria de Dios. Ni todos los humanos están destinados a entrar en el Reino de los Cielos.
Malditos sí, todos aquellos que no se conmueven con las calamidades que vemos padecer a los menos afortunados. Y malditos mil veces mil los que las provocan.
Estos son realmente "el maligno" de este mundo; los que con su desmedida avaricia y monstruosa codicia , no sólo permiten, sino que causan, sin piedad alguna, todos esos horrores.
Por mi parte espero y confío en que éstos sean combatidos desde todos los frentes de este nuestro agonizante mundo.

Fecha: 15/06/2008 21:11.


Añadir un comentario



No será mostrado.